La carga que también
es nuestra